MAR DEL PLATA Y LOS PLANES ESTRATÉGICOS


Jorge Nuñez Arzuaga
Ha llegado la hora de los planes estratégicos. Los gobiernos están comprendiendo la demanda de las comunidades que reclaman soluciones a los problemas más urgentes, en un marco de previsibilidad y políticas a largo plazo. La consigna del momento podría ser “actuar hoy pensando en mañana”. Y en ese contexto las ciudades cobran protagonismo porque las poblaciones se concentran en zonas urbanas, y los municipios tienen la responsabilidad de atender en forma directa las necesidades de trabajo, salud, vivienda, educación, cultura, servicios públicos, cuidado del medio ambiente, etc.
 

Mar del Plata cuenta con diversas iniciativas destinadas a proyectar su futuro: el Plan Estratégico de la ciudad, que constituye un espacio de concertación entre instituciones de gobierno, el sector privado y la sociedad civil. Integrado por una Comisión Mixta -instituciones locales, Concejo Deliberante y Departamento Ejecutivo Municipal - la Agencia de Desarrollo Local y un grupo de profesionales que conforman Equipo Técnico; el Plan Maestro de Transporte y Tránsito, en el cual trabajan FLACSO, Facultad Latinoamericana  de Ciencias Sociales / FADU, Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, UBA. Equipo técnico de apoyo local, Municipalidad/ Universidad Nacional  de Mar del Plata, Cooperación del IPPUC (Instituto  de Pesquisa y Planificación Urbana de Curitiba, Brasil), y cuyo objetivo es definir los cambios que se necesitan ahora y en los próximos 10 años para mejorar el tránsito, estacionamiento, transporte, movilidad, señalización y seguridad vial; y la Iniciativa Ciudades Emergentes y Sostenibles, Plataforma diseñada por el BID que hace foco en la sostenibilidad ambiental, urbana y fiscal, y en la gobernanza y gobernabilidad.

Todos estos planes abarcan a vastos sectores de la actividad local y toman indicadores precisos (sobre empleo, transporte, seguridad ciudadana, conectividad, agua, turismo, vivienda, salud, gestión del gasto, etc.), sin embargo, en ningún caso consideran las expresiones artísticas y la elaboración colectiva de valores multiculturales desde la profundidad de cada individuo y desde la misma base social. Ni el Plan Estratégico de la ciudad tiene un eje temático en cultura, ni el Plan Maestro de Transporte y Tránsito (que supone un cambio de conductas, un cambio cultural), ni la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles, de la cual participa gran parte del gabinete municipal excepto Cultura.

EL FENÓMENO DE CONVERGENCIA

Simultáneamente a los anuncios hechos por el Intendente y los estudios preparados por los técnicos de los Planes mencionados (que, reitero, no tienen en cuenta a la cultura), los agentes culturales de Mar del Plata –convocados por el Consejo Municipal de Cultura (CMC) y de forma autogestionada- pusieron en marcha su propio “Plan Estratégico de Arte y Culturas Mar del Plata/Batán 2012-2015”, a través de encuestas, charlas informativas, entrevistas, reuniones y asambleas, abriendo ámbitos participativos donde se expresan las diversas miradas y se ponen en común los temas centrales que permiten forjar una matriz a corto, mediano y largo plazo; que por su intención de ser inclusivo e integrador tiene la cualidad de ser Estratégico; y que en su universo de contenidos atiende a los bienes tangibles e intangibles que configuran nuestra Cultura.

En este punto vale la pena citar textualmente lo que dice el Documento Base publicado por el CMC: en principio hay que decir que tomamos el concepto de Cultura en un sentido amplio, histórico y dinámico. De esta manera podemos abarcar con la Cultura los sistemas de valores y creencias, el desarrollo tecnológico, las relaciones económicas, las estructuras sociales, formas de gobierno y comportamiento humano. El hombre es creador y hacedor de su destino, y se realiza en lo colectivo.
La planificación cobra relevancia como catalizador para que los ideales de una comunidad tiendan a plasmarse en la realidad y permitir el ordenamiento de la actividad humana según objetivos, diagnósticos, evaluaciones, distribución de responsabilidades y recursos para alcanzar la situación objetiva. Además, la planificación es un proceso de diálogo que permite a todos los actores aliados en el marco de un proyecto local, conversar sobre lo que quieren para el desarrollo integral de su propia ciudad”.

El denominador común en las reuniones y asambleas por el Plan Estratégico de Arte y Culturas fue la idea que relaciona el respeto a la diversidad con la comunicación y el trabajo en red. Por eso el nombre elegido es “Convergencia”.
Tal convergencia implica necesariamente a los agentes culturales en general, artistas, centros culturales independientes, colectivos e instituciones formales; pero además reclama una rápida y eficaz articulación con el Estado para intervenir en las políticas públicas, con el sector privado para lograr sinergia y con los medios de comunicación para darle visibilidad a este proceso y llegar a toda la ciudadanía de Gral. Pueyrredon.

DESPERTAR EL INTERÉS DE LOS GOBIERNOS

Numerosos informes internacionales dan cuenta de la importancia de la cultura para el desarrollo sostenible. La Agenda 21 presentó en 2009 “Cultura y desarrollo sostenible: ejemplos de innovación institucional y propuesta de un nuevo modelo de política cultural”. El Bureau Ejecutivo  de la Comisión de Cultura de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU) aprobó el documento de orientación política “La cultura es el cuarto pilar del desarrollo sostenible”, en el marco de la Cumbre Mundial de Líderes Locales y Regionales, celebrada en noviembre de 2010 en Ciudad de México, donde inaugura una nueva perspectiva y apunta a la relación entre cultura y desarrollo sostenible a través de un enfoque doble: desarrollando una sólida política cultural y abogando para que haya una dimensión cultural en todas las políticas públicas.

En el mismo sentido se ha manifestado la División de las Políticas Culturales y del Diálogo Intercultural de UNESCO.
“Hoy el mundo no se halla exclusivamente ante desafíos de naturaleza económica, social o medioambiental. La creatividad, el conocimiento, la diversidad, la belleza son presupuestos imprescindibles para el diálogo por la paz y el progreso, pues están intrínsecamente relacionados con el desarrollo humano y la libertad”.
Pero los organismos internacionales advierten que “la brecha entre los actores culturales y los actores que lideran el debate sobre los marcos del desarrollo es aún grande. No existe una masa crítica de actores (en el sistema de la ONU, a nivel nacional, en la sociedad civil) que explícitamente promueva el papel de la cultura en el desarrollo sostenible…”

Es aquí donde la experiencia de Mar del Plata hace un llamado de atención: la brecha entre los agentes culturales y los funcionarios públicos es aún grande, y es Convergencia Plan Estratégico de Arte y Culturas el espacio que busca alcanzar una masa crítica de actores que ponga a la cultura como prioridad en la agenda pública.
Así ya lo entendieron los más de 500 participantes en foros y asambleas que proponen la “jerarquización del Consejo Municipal de Cultura, como también del Plan Estratégico de Cultura. Sus normativas deben ser de cumplimiento efectivo, dentro de legislaciones vigentes y con un amplio marco temático de desarrollo” (del Documento Base de “Convergencia”, capítulo 3. Propuestas, eje Participación e inclusión social. Mar del Plata, 2012).

Jorge Nuñez Arzuaga
Coordinador Ejecutivo de Convergencia Plan Estratégico de Arte y Culturas
Coordinador General del Consejo Municipal de Cultura (Miembro de Agenda 21)
E-mail: consejomunicipaldecultura@yahoo.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada